Los residuos son de forma general uno de los principales problemas a los que se enfrenta la sociedad. El consumo aumenta, y la cultura de "usar y tirar” hace que los recursos naturales se agoten mientras que se crean toneladas de residuos cuya gestión es complicada y costosa. En el caso de los residuos industriales, este problema se ve agravado debido a que gran parte de esta fracción de desechos son potencialmente contaminantes, por lo que requieren de una gestión específica. Por otra parte, también encontramos que una gran cantidad de residuos generados en la industria son recuperables, de forma que estos materiales tienen la capacidad de "volver al círculo del consumo” evitando un derroche de recursos y una proliferación de residuos, si se lleva a cabo una gestión adecuada. Conocer cuáles son estos residuos, dónde se generan y cómo deben gestionarse puede suponer no solo una mejora ambiental sino una mejora social y económica, generando puestos de trabajo y evitando conflictos derivados de una mala gestión.